RETIRO PARTE 1

 

Un distrito de carácter variado, lleno de contrastes, próspero y pujante. Y muy grande.
Así que lo vamos a ver en dos veces.

Es uno de los puntos más turísticos de la ciudad de Madrid y el Distrito cultural por excelencia, en el que se encuentran desde el Museo del Prado, el Palacio de Comunicaciones, el Panteón de Hombres Ilustres o la Basílica de la Virgen de Atocha.

Sin duda alguna recibe su nombre del maravilloso parque que lo preside.

Dicho lo cual, vamos a empezar con un aperitivillo y coger fuerzas para el pateo que hoy nos ocupa.

Nos dirigimos a El Economato:

La esencia de la taberna más tradicional con lo mejor de los nuevos tiempos.
Incansables buscadores de tesoros gastronómicos, su pasión por las conservas les lleva a ofrecer una amplia variedad de sabores sorprendentes.

También queda patente su apuesta por magníficos ibéricos y por embutidos y quesos excepcionales. Muchos de estos productos son también “para llevar” y así podéis disfrutar de ellos en casa o hacer un excelente y original regalo.

Así que, con las energías cargadas, comenzamos.

MUSEO DEL PRADO

AQUÍ El edificio que hoy sirve de sede al Museo Nacional del Prado fue diseñado por el arquitecto Juan de Villanueva en 1785, como Gabinete de Ciencias Naturales, por orden de Carlos III.

No obstante, el destino final de esta construcción no estaría claro hasta que su nieto Fernando VII, impulsado por su esposa la reina María Isabel de Braganza, tomó la decisión de destinar este edificio a la creación de un Real Museo de Pinturas y Esculturas:

Salas de Pintura Flamenca y del Tesoro del Delfín, Sala del Bosco, Salas del siglo XIX, Salas de Pintura Gótica, Salas de arte del siglo XVI y sala Várez Fisa…

Vamos, que ahora un PASEITO EN BARCA no nos vendría nada mal.

Una de las actividades más populares del Retiro.

Su origen se remonta a Felipe IV pero no sería hasta Carlos III, cuando se valló y abrió al público, construyendo palacetes y preciosos jardines, a los que había que entrar decorosamente vestido y aseado según las normas reales.

Hoy podemos dar largos paseos, montar en nuestra bici o alquilarla, patinar por el paseo de coches, tomar el aperitivo en alguna de sus terrazas… y ¡alquilar una barca en el estanque! Todo ello sin dejar de fijarnos en sus joyas arquitectónicas, como el Palacio de Cristal, el Palacio de Velázquez, el monumento al Ángel Caído, la fuente de los Galápagos…

LA PUERTA DE ALCALÁ

«Ahí está, ahí está, viendo pasar el tiempo», como decía la canción.
La Puerta de Alcalá es hoy uno de los monumentos emblemáticos de la ciudad, cuando la mandó construir Carlos III era una de las cinco puertas de acceso a la villa de Madrid.

Su actual apariencia data de 1778 y es obra del arquitecto italiano Francisco Sabatini, que también trabajara en el Palacio Real. La mandó construir el rey Carlos III, conocido como «el mejor alcalde de Madrid», en sustitución de otra que estaba ya en mal estado y que disgustaba al monarca.

La Puerta de Alcalá ha llegado hasta nosotros sin apenas modificaciones ni daños.
Quedan algunas huellas de metralla en la superficie que dejaron las tropas francesas en 1808 y los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823.

Fue declarada Monumento Nacional en 1976. 

EL REAL JARDÍN BOTÁNICO

Declarado Jardín Artístico en 1942, el Real Jardín Botánico cuenta entre sus colecciones con un herbario con más de un millón de pliegos, la biblioteca y el archivo, con cerca de 10 000 dibujos, así como la muestra de 5000 especies de plantas vivas.

En el recorrido por el jardín y sus invernaderos se combinan contenidos botánicos generales, curiosidades, historia, singularidad de los ejemplares, usos de las plantas e importancia de las mismas en nuestra vida. Ofrece visitas guiadas por un monitor para conocer la multitud de especies que pueblan este rincón verde en el centro de la ciudad, desde las cebollas o las rosas hasta las plantas más exóticas.

…CONTINUARÁ

Síguenos en nuestras redes.