En 2018, Madrid recibió la mención de ser una de las ciudades más arboladas del mundo, con más de 3,7 millones de árboles en suelo urbano.

Un tercio de la superficie de Madrid, cerca de 20.000 hectáreas, están cubiertas de parques y jardines. El mayor pulmón de la ciudad es El Pardo, con unas 14.000 hectáreas que, asimismo, conecta con la Casa de Campo (1.387,27 hectáreas).

Según los últimos datos del ayuntamiento, los principales parques de Madrid —Lineal de Manzanares, Valdebebas, Madrid Río y Casa de Campo— cuentan ya con 688.335 masas forestales. El 97%, localizado en la Casa de Campo.

A continuación le seguiría el Parque Forestal de Valdebebas (1.846.246 m²), el Parque Juan Carlos I (1.442.587 m²), Valdebebas-Cañada (1.281.398 m²) y el Parque del Retiro (1.180.213 m²).

Solo los parques históricos y singulares suman cerca de 3.000 hectáreas, según los datos del Ayuntamiento de Madrid. Pero en cualquier punto de la ciudad crecen los árboles: las calles y los parques municipales acumulan 1,4 millones de árboles aproximadamente.